Cirugía de cadera
y rodilla.

Artrosis rodilla

Artrosis de rodilla

Es una enfermedad articular que puede afectar a una o las dos rodillas. Se caracteriza por el desgaste de los cartílagos. Estos junto con los meniscos, ligamentos y músculos facilitan el movimiento articular; en esta enfermedad los cartílagos y los meniscos pierden su calidad y su función. Los tres tipos básicos de alteraciones articulares que pueden afectar a la rodilla son:

  1. Osteoartritis o artrosis, la forma más común de artritis de la rodilla. La OA suele ser una enfermedad degenerativa lentamente progresiva en que se gasta gradualmente el cartílago de la articulación. Frecuentemente afecta a la gente de mediana edad y mayor.

  2. Artritis reumatoide (también conocida como RA, su sigla en inglés) es un tipo de artritis inflamatoria que puede destruir el cartílago de la articulación. RA puede ocurrir a cualquier edad. RA generalmente afecta ambas rodillas.

  3. Artritis postraumática, que puede desarrollarse después de un daño a la rodilla. Este tipo de artritis es parecida a la osteoartritis y puede desarrollarse años después de una fractura, desgarro del menisco o daño al ligamento.


Síntomas de Artrosis

Generalmente, el dolor asociado con la artritis desarrolla gradualmente, aunque la iniciación súbita también es posible. La articulación puede ponerse rígida e hinchada, haciéndole difícil doblar o extender la rodilla. El dolor y la hinchazón son peor por la mañana o después de un período de inactividad. El dolor puede aumentar también después de actividades tales como caminar, subir la escalera o arrodillarse. Frecuentemente el dolor puede ocasionar un sentimiento de debilidad en la rodilla, resultando en inmovilizarse o caerse. Los cambios ambientales (frío o humedad) también afectan el grado de dolor de la artritis.